macro Recetas*
por Cecilia Richard

Acercarse a mirar arte contemporáneo me hace pensar en una suerte de experiencia caleidoscópica en la que uno se encontrará propuestas con una inmensa diversidad de combinaciones operacionales formales, semánticas, significacionales, simbólicas.
Sentirse desorientado o perdido puede ser una buena plataforma de partida para disponerse y abrirse a una percepción distinta, nueva, multidireccional, tangencial a la acostumbrada, lo que tal vez nos permita introducirnos, como espectadores, al sentido a veces no tan transparente de la obra.
Generalmente las expresiones contemporáneas lejos de dejarnos mirar en pasiva contemplación piden el espectador se involucre, física, emocional, mental, intelectualmente. Tal vez contar con cierta información o conocimientos básicos acerca de la modernidad y de las vanguardias del siglo XX ayudará a una mejor comprensión.
Mas allá de ser una experiencia personal, subjetiva, única, mucho dependerá para una mejor interpretación de la obra otros elementos anexos con que contemos como por ejemplo qué conocimiento tenemos del artista, su obra previa; en que contexto social, cultural, histórico desarrolla su obra, algún texto sobre el concepto de su obra, su intención, sus interrogantes, su búsqueda, etc.
Pero no todo es viaje a la deriva, muy probablemente nos encontremos en la exhibición con un texto curatorial que nos permita conocer una mirada, la idea de la muestra, el porqué de la selección de ese conjunto de obras.
Luego algunas observaciones objetivas podrán ayudar a construir la lectura de la obra: ¿Qué veo? (descripción) ¿Cuál es el medio o soporte de la obra? ¿Qué materiales utiliza o que técnicas? ¿A qué obedece la elección de esos medios y cómo los aborda? ¿Cuál es el tema? ¿Cuáles son los elementos visuales que la componen, cómo se relacionan entre sí? ¿Cuál creo es la intensión del artista? ¿Qué interpreto de lo que veo? ¿Encuentro relaciones con el contexto histórico cultural? ¿Qué tipo de motivación, interrogante, emoción, inquietud me despierta?
Si igualmente una obra no nos gustó o nos deja sin entender…a no inquietarse. Escuché decir a alguien que en definitiva “el arte contemporáneo es una búsqueda de los autores, y ellos tienen tantas preguntas y búsquedas como uno y como la sociedad”.

Córdoba, Abril 2009



*Texto escrito por invitación del área de Educación MACRO -Museo de Arte Contemporáneo de Rosario- y que forma parte del libro Recetas: sugerencias para mirar arte contemporáneo.
El libro completo puede descargarse en:
www.macromuseo.org.ar/institucional/areas/educacion/index.htm#libro

-